Avancemos con los Petitás y la Tía Chichita


Estimados y atentos lectores:

En esta oportunidad me dedicaré a ampliar el glosario psicoanalítico, como bien solicitó mi seguidor entusiasta Piter C, ya que no ha sido solamente él quien me ha dicho que mis escritos están más oscurantistas que los del mismo Lacan, y si bien, es mi coeficiente intelectual el que me juega malas pasadas, haciendo evidente lo que para mis lectores puede no serlo, de tanto en tanto puedo adaptarme. No quiero de ninguna manera caer en la vulgarización de la teoría, lejos de mí tal intención, sería como envolver en papel rosa un bisturí, queridos míos, ¡pppor dios!!!, hartos  estamos de tal tontería… pppero tampoco quiero dejar por el camino a lectores que tienen inteligencia promedio o al menos un entusiasmo suficiente, como para acompañarme en el solitario viaje de la Estética psicoanalítica.

Sé de buena fuente que ha habido problemas con los dos términos introducidos por mí, que tanto el Petitá como el Psicopetitá los han superado. Se nota que no calibré la erudición del concepto, pero no teman, esta columna es para ponernos a todos a tono.


Empecemos por el Petitá.
El petitá, mi invento, es una derivación creativa del clásico objeto lacaniano- petit a. 
Es un objeto también, pero no está dado por natura, sino que implica la evolución del sujeto en cuestión para devenir, advenir, advertido de la premonición creativa posible, o sea hay que esperar para ver qué petitá vendrá. Acataaaá el petitá, se suele decir.
El día que logren ser expertos en el oficio del petiteo, serán capaces también de intuir o presentir con elevados grados de certeza qué petitá advendrá en cada sujeto en análisis-o no. Ya que hay quien, debemos reconocerlo, logra parir petitás sin analizarse, por eso Freud decía pregúntenle a los poetas, podemos, creo yyyo, preguntarle también a profesionales de casi todos los rubros-no sólo poetas- , por que petitás cuando los hay los hay.

Alentándolos a sabuaaarfer con la adivinación del Petitá por venir, voy a citarles un ejemplo. Cuando un sanitario logra el sabbuuarfer con su oficio, con la materia en cuestión, logra moldear sus Petitás, digo –sus caños son de determinado grosor, su teflón está envuelto de determinada forma, sus canillas tienen un brillo especial. Sus petitás, sus sabuaaarferes, son eso único que sólo él hace así, de ese modo peculiar, y entendamos que NO todos los sanitarios lo logran. ¿Comprendieron, estimulantes fans? Les hice una excelentísima explicación, del petitá estético de essse sanitario que tiene sabuuarfer.  Es cosa de algunos que escuchan el murmullo del objjjeto y lo traducen en el sabuuuarfer con el petitá estético. ¿Se entiende, verdad?

Pero vamos a aclarar que hay que trabajar muuuucho para arribar al nacimiento del Petitá, no se hace sólo, ni se aprende en una academia, curso, seminario o evento. Hay que transsspirar la camiseta, el mameluco, o la blusa de seda, para que nazcan uno o dos petitás. Queridísimos, en análisis, de aparecer petitás para el paciente, ellos estarán al final de un tratamiento y por supuesto que tiene que ver con que le toque un colega que domine y sea generoso con el arte del petiteo. Pocos, estimados seguidores, yyyo por supuesto y algunas amigas colegas sabuuuamosfer, pero es demasiado escaso es el número de psicoanalistas domadores de petitás. Para eso también escribo y trabajo…

No quiero parecer una maestra, pero para avanzar al concepto del Psicopetitá, necesito tomarles la lección del petitá, y definir un poco mejor con qué público cuento, ¿cuento?, ¿hay alguien ahí?

Aquí vamos, una fácil, ¿cuáles podrían considerarse los petitás de Frida Kahlo? ¡La mujer de los petitás! Si no los encuentran vuelvan a leer la columna, por favor, queridos, un esfuercito, ustedes pueden, ¡cuento con eso para poder avanzar!!

Para los que son menos intelectuales, los integro, ¡cómo no!, son mayoría y yyyo soy una analista democrática, tengo otro ejercicio para ustedes. ¿Cuáles serán los petitás de Luis Suarez, Forlan o algún otro que elijan entre el grupo mundialista?

Espero vuestros comentarios, y cruzo los dedos para que vengan embebidos en mi sabuaaarfer.

Suya, La Tía Chichita 

4 comentarios:

  1. Aaaahora sí. Totalmente de acuerdo en que los Psicoanalistas Domadores de Petitás son imprescindibles y escasos.
    Voy a comenzar por el nivel 1, en el caso de Forlán (considerando las posibilidades reales de cada uno) si nos deleita con sus apetitosos ravioles (de chauchas preferiblemente) ya estará cumplido, que deje a sus rivales boca abajo y que sea un compañero de equipo quien se ocupe de realizar el petitá-ensarte-gol correspondiente.
    Ese puede ser el petitá de Suárez si se embriaga el botín de pelota magistralmente, y si por supuesto permite que los ingleses regresen a su querido reino con todos los lóbulos de sus orejas en su lugar, así como sus piernas, claro.
    El 19/6 el protagonista será nuestro querido prócer quién renacerá para reinscribirse en la Historia como un Padre Protector o como uno ausente, incluso como un Traidor. Sin embargo, no hay que confundirse con este pseudo viraje, ya que la derrotagloria seguirá siendo su petitá.
    Por último le planteo unas preguntillas: ¿Existen los petitás colectivos?, ¿La democracia es un petitá colectivo o un sabuaaarfer?

    ResponderEliminar
  2. Hay alguien acá, si. La leemos siempre atentamente, aunque no le respondamos. Es que a veces nos deja como pasmados con su intelequia. ¿Vió Ud. que abunda el pasme intelecual, y escasea todo lo demás?...
    En el caso de Frida su obra artística, especialmente sus autorretratos fueron su petitá, cada uno de ellos (gracias a su padre) en su momento le permitieron revivir, sobrevivir.
    Ella pudo trascender lo siniestro del espejo creando el petitá-autorretrato que muestra a una mujer "fea" con una estética sublime!, nos demuestra que "lo bello" está más allá (o más acá) del espejo.
    La madrastra de Cenicienta había recorrido el camino inverso.
    Una mujer que superó el Dolor-horror-castración de la mano de sus petitás.
    Saludos
    Gabriela

    ResponderEliminar
  3. ¡qué buen punto el "pasme intelectual"!
    de todos modos me parece que debería poder diferenciarse el pasme del atontamiento producido por el brillo agalmatico, no?...que dice Tia? o será que estamos ante muchos encandilados?
    Saludos,
    Dolores

    ResponderEliminar
  4. La Democracia sería un petitá para su/s inventor/es Griego/Romano. Tal vez pueda crearse colectivamente, si ello subjetivase a cada quien de alguna u otra forma. En nuestro tiempo la democracia es un espejismo, es un "mal necesario" que supo amalgamar autoritarismos y desigualdades.
    Encandilados por los espejitos de colores!

    ResponderEliminar

Páginas vistas