Los Petitás de los grandes psicoanalistas: inauguración de la columna de la tía Chichita


Estimados lectores y estimadas lectoras:

Me dirijo a ustedes para hacerles saber que durante los meses próximos estaré participando de Langue Langue.

Las colegas promotoras del blog, me hicieron saber el interés que mi teoría y técnica ha suscitado entre el público especializado uruguayo, incluso me han hecho llegar algunas consultas sobre la domesticación de petitás y el no sabuaaarfer con el encandilamiento agalmático de ciertos petit-á, motivo por el cual al recibir la invitación a trabajar Ética y estética en psicoanálisis, tópico de mi absoluta especialidad, he decidido sostener un espacio que bauticé como: LOS PETIT/ás DE LOS GRANDES PSICOANALISTAS.

¿Qué vínculo tienen los petitás con la estética y la ética en psicoanálisis? 
Una muuuy íntima relación, queridos. 

De a poco iremos entrando en tema, pero por el momento sería suficiente con que vayan abriendo las cabezas para darle cabida a las preguntas, ¿qué estética reflejó la ética de Freud?, ¿y la de Lacan?, ¿la de Klein?, ¿la de nuestros analistas?, ¿de qué estética dan cuenta vuestros consultorios?

Sabido es para mí, -no se preocupen que estoy aquí para enseñárselos a ustedes, y para crear un efecto de transmisión expansivo que funcione como TTTsunami arrollador de conocimientos-, o sea, pretendo ser el petitotro que les ilumine la zona de la estética de cada psicoanalista famoso y de sus petitás de batalla, ya que allí están encerradas, esperando nuestra lectura, las posibilidades de análisis que tuvo a su alcance cada uno de ellos. Así de terminante lo afirmo, y así de contundente espero sea la conclusión a la que arriben luego de terminar de leer la columna quincenal.

Me despido de ustedes con saludos cordiales, y les recomiendo, a modo de preparación o de rifreshhhhhh, que vuelvan al cuento de La tía Chichita y los Petitás, o crónica de las Lacanoamericanas, el texto en que esta muchacha, Nebril, expuso, aunque sin previo consentimiento, a modo de síntesis alabadora, mi esmerada exposición en el evento psicoanalítico- pero si aún así no entienden, las colegas de Langue Lengue les facilitarán el material complementario, seminarios del 1 al 25 de Lacan, supongo que los Escritos pueden por el momento evitarlos.
Suya,
La tía Chichita



por Mayra Nebril

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas