La estética del psicoanálisis, ¿existe?

Durante el verano, distintas situaciones nos llevaron a reflexionar acerca de la belleza, la estética, la fealdad, la ética. Nuestras tertulias vía mail fueron envalentonándose con apreciaciones que arrojaban luz sobre preguntas que hasta ese momento no sabíamos que nos interesaban.

¿Cómo se sabe de la estética en un escritor?, ¿es importante?, ¿para qué?, ¿por qué? 

Golding y Amado hablan de temas parecidos en sus respectivos libros El señor de las moscas y Capitanes de la arena, en ambos textos una banda de niños desamparados es protagonista y refleja la naturaleza humana, pero la manera de presentar la situación es muy distinta. 
Comenzamos a querer saber si las peculiaridades que hacen tan único a un escritor son cuestiones estéticas, o si son de estilo, ¿cuál sería la diferencia entre ambos términos? 

¿Sería la estética el fenómeno grupal, que en el estilo se hace marca particular? 

¿Cómo se “construye” una estética? ¿Cómo se “hace” un estilo? ¿Dónde y cuándo se enlazan a la ética estos asuntos?

¿Detrás de toda estética hay una ética? 

Por estos derroteros andábamos cuando apareció la pregunta que nos permitiría recortar el tema, ¿la estética del psicoanálisis, existe?

¿Un análisis persigue cierta estética?, ¿o será que sin buscarla la encuentra?, ¿cómo la encuentra?, ¿ligada a qué estaría la estética en análisis? 
¿Hay una estética a construirse del lado del analizante?, ¿hay una estética peculiar del lado de cada analista?, ¿importa?, ¿por qué?, ¿para qué?, ¿podemos hablar de una estética del psicoanálisis del mismo modo en que hablamos de su ética?
¿Cuáles serían los elementos a partir de los cuales se conformarían esas estéticas?

Los invitamos a intercambiar preguntas, inquietudes, ideas, y de tener, ¡también respuestas! Vamos a estar pensando sobre estos asuntos los meses próximos.  

Sean ustedes bienvenidos al tema Estética y psicoanálisis en Langue Lengue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas