El estilo y el corrector de estilo



Con ánimo de continuar profundizando la interesante tertulia que se ha dado en torno a este tema, compartimos, a continuación, las palabras del entrañable José Martínez de Sousa acerca de lo que él mismo entiende por el estilo y la tarea del corrector. Esperamos, como siempre, vuestros valiosos aportes.



"1. Mejor que definir de entrada qué es un corrector de estilo es definir qué es el estilo. En este sentido, entiendo que el estilo es el conjunto de cualidades aplicables a un texto para perfeccionarlo, limpiarlo de interferencias y dotarlo de cualidades de legibilidad desde el punto de vista léxico y gramatical.
2. Ahora ya podemos definir qué es el corrector de estilo, que no es otra cosa que el profesional que tiene por oficio preparar un original destinado a la imprenta desde el punto de vista léxico y gramatical para hacerlo accesible a la intelección del destinatario del texto.
3. ¿Qué problemas presenta la palabra estilo? Lo primero que suele plantearse al hablar del estilo es si este se puede corregir. La respuesta es no. En efecto, el estilo es personal, corresponde a la persona que habla o escribe y nadie puede usurpárselo. Lo que sí puede hacer es sustituirlo, todo o parte, por el suyo o por otro. Pero en este caso ya no hablamos del estilo de que hablábamos y ello puede rozar incluso el terreno de lo legal (por ejemplo, aplicado en demasía, de manera que se deforme la forma o el contenido).
4. ¿Qué sucede entonces con la expresión corrección de estilo? ¿Es correcta? Sí, es correcta. La expresión está correctamente formada y su contenido semántico no se contradice con nada. Por consiguiente, es adecuado hablar de las dificultades de la corrección de estilo, entendiendo por tal, naturalmente, la aplicación de las normas léxicas y gramaticales a determinado texto, siempre con respeto para las preferencias del autor del texto.
5. A veces, por un prurito de corrección no del todo bien entendida, se ha intentado sustituir corrector de estilo por corrector literario o revisor literario. Es un error, porque no se trata de la misma cosa."

5 comentarios:

  1. Muy bien descrito, y, totalmente de acuerdo con el tercer punto...Cada persona tiene su estilo, el caso es q las personas puedan entenderlo, o , descifrarlo en ocasiones. Muchas veces resulta complicado definir un estilo pero hay tantos como personas q intentan matizarlo o corregirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la lectura, Marta!
      Es bien cierto eso de que no siempre las personas pueden descifrar su estilo,es tan difícil de definir directamente!, también pienso en la dificultad que encierra el trabajo del corrector de estilo, al trabajar sobre algo tan sensible, tan peculiar, hay algo que el corrector tiene que poder captar justamente para manejarse con cierta fidelidad a ese estilo...y si todavía a eso le agregamos el asunto de la traducción...la cosa se complica aún más...quedo pensando
      paola

      Eliminar
  2. Como me viene pasando con otros textos que hablan sobre el estilo, aparecen las contradicciones a cada vuelta de página. Acá entre el punto 1 y el 3 ya se está entendiendo diferente la noción de "estilo". Y los demás puntos utilizan una u otra visión. Por lo que concluyo que se trata de un concepto que habría que definir antes de usarlo, cada vez. "Ahora, entiendo por estilo esto... Ahora, esto otro". Igual parece que la acepción corriente actual del término, tiene que ver con el "a mi manera" que trasnmitía Elianna en su artículo, con la forma particular que alguien performa cuando usa el lenguaje (al pensar, al hablar, al escribir), más allá de cómo se llegó a esa "forma particular". Y no sólo a la forma, sino también a los temas (que en el fondo son también superficie, forma), al mundo léxico, al sistema de lengua operativo en uno, que es diferente y a la vez semejante al de otro. En fin, qué temita...difíciles por diez mil. Si el estilo no se puede corregir, como dice Martínez de Souza en el punto 3, entonces ¿por qué sería un error cambiar el sintagma "corrector de estilo", que sería una actividad que raya con el atropello, por otro? Supongo que se trata de esa variabilidad del término "estilo", lo que da un aspecto contradictorio a algo que tal vez no lo sea. O tal vez sí... vaya uno a saber.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias, Ceci! Yo creo que lo adecuado de la expresión "corrector de estilo" es que encierra posibilidades mucho más amplias que las otras dos. El corrector de estilo puede corregir textos literarios y textos no literarios. Además, la palabra "revisor" me suena a alguien que corrige ortotipografía exclusivamente. De acuerdo con esto, ambas terminologías serían insuficientes. El corrector de estilo es alguien que corrige lo necesario para que el estilo del autor -y no el del corrector- reluzca. Para ello, es necesario leer el texto con una perspectiva ortográfica y sintáctica, pero también con una mirada desde lo literario. Esa es la tarea de un corrector de estilo, para mí. Un beso. Elianna

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias por esta lectura enriquecedora!

    Está también, más oculta que todas las demás, la noción de estilo proveniente de la tipografía, de los estilos tipográficos, esas piecitas que debían ordenarse en sus cajas antes de entintar e imprimir...

    ResponderEliminar

Páginas vistas